Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Babilonia

Líderes:

Unidades exclusivas:

Edificios exclusivos:

Babilonia

Historia

El Imperio Babilonio, más que una idea nueva, era una renovación del antiguo Imperio Sumerio de la ciudad de Ur, situado sobre la zona del Creciente Fértil, en lo que en nuestros días es el sur de Irak. Babilonia se formó de la unión de más o menos una docena de ciudades-estado, y adoptó el nombre de la principal de ellas. Antes de ser un imperio, la propia ciudad de Babilonia existió desde al menos el siglo XXIV a. C.

Terreno y clima

Babilonia se situaba sobre el Creciente Fértil, la zona increíblemente fecunda que rodea los ríos Tigris y Éufrates, y que se extiende hacia el oeste hasta el Mediterráneo y al sur por el Israel actual. El Creciente Fértil no solo se beneficia de la riqueza del terreno y de la irrigación que proporcionan los dos antiguos ríos, sino también de su situación, en la encrucijada de tres grandes masas de tierra: África, Asia y Europa; de modo que tiene plantas, insectos y otros animales de los tres territorios. Esto dota a la zona de una biodiversidad que no puede hallarse en ninguna otra parte del mundo. También implica que sus habitantes tuvieron a su disposición una enorme variedad de plantas y animales con los que experimentar a la hora de aprender la agricultura y la ganadería, lo que explica los rápidos progresos de la humanidad en esta región.

El antiguo Imperio Babilonio

Aunque originalmente era una región desorganizada, empezó a crecer como centro de cultura, comercio y religión bajo el reinado de Hammurabi, hacia el año 1728 a. C. Hammurabi fue el primer gobernante conocido de una Babilonia unida, así como su mayor legislador. El Código de leyes de Hammurabi enumeraba los actos específicos que habían de considerarse delictivos, así como el castigo para cada uno de ellos. Los ciudadanos ya no estaban a merced de jueces caprichosos o nobles capaces de decidir a su antojo qué era ilegal o no. El Código era tan exhaustivo que experimentó muy pocos cambios a lo largo de los casi 1.200 años de existencia del imperio.

Archivos y Matemáticas

Al igual que el Imperio Sumerio, del que descendía, Babilonia era una nación de fanáticos archiveros. A partir de Hammurabi y hasta la disolución del imperio a manos de Ciro y los grandes emperadores persas, cada transacción financiera, cada veredicto judicial, cada contrato y cualquier otra cosa susceptible de ponerse por escrito, acabó consignada en una tablilla de barro. Con leyes referentes a casi todos los aspectos de la vida cotidiana, la cantidad de datos que se almacenaba era muy considerable. Muchos de estos datos han sido descubiertos por excavaciones arqueológicas modernas. Los arqueólogos han encontrado incluso unos aparatos ópticos, similares a las lentes de aumento, que se utilizaban para que los archiveros pudieran escribir utilizando caracteres cuneiformes más pequeños y así poder incluir más información en cada tablilla.

A pesar de los numerosos cambios de régimen, la educación alcanzó cotas excepcionales entre los babilonios. Ciertos avances técnicos, como por ejemplo la creación de un sistema matemático de base 60, ("sexagesimal"), siguen utilizándose hoy en día. Sesenta segundos por minuto, sesenta segundos por hora: nuestro tiempo es, de hecho, tiempo babilonio.

Caos intermitente, con posibilidad de masacre

Tras la muerte de Hammurabi (1750 a. C.), el poder y la influencia del imperio experimentaron un lento declive. Después de una incursión hitita que debilitó la ciudad, fue conquistada en el 1600 a. C. aproximadamente por los casitas, procedentes de las montañas del Irán moderno. Los casitas controlaron Babilonia durante 500 años y rebautizaron la ciudad como Karduniash.

En 1234 a. C., el rey asirio Tukulti-Ninurta I conquistó temporalmente la ciudad, pero los casitas recobraron finalmente la independencia, justo a tiempo para el saqueo de la ciudad por parte de los elamitas en 1158 a. C. Fue entonces cuando los babilonios recuperaron el control de la ciudad, posiblemente porque los elamitas robaron todo lo que podría interesar a un invasor. En 1124 a. C., el babilonio Nabucodonosor I saqueó la ciudad elamita de Susa en venganza por su anterior ataque a Babilonia. Pero para el 1000 a. C., Babilonia volvió a sufrir las presiones de una Asiria resurgida. Babilonia se mantuvo más o menos bajo el dominio asirio hasta el 627 a. C.

El Imperio Neobabilonio

En el 627 a. C., Babilonia volvió a rebelarse con éxito contra el control de los asirios. La rebelión tuvo un nuevo líder, Nabopolasar, que reinaría durante unos veinte años antes de ceder el trono a su hijo más famoso.

Nabucodonosor II

El hijo de Nabopolasar, Nabucodonosor II, gobernó Babilonia del 605 al 561 a. C. Pronto se labró una reputación como líder militar, con la dirección de un ejército bajo las órdenes de su padre en Asiria, y más tarde de forma independiente contra Egipto. Consiguió destruir el ejército egipcio en Carquemís y obtuvo el control babilonio de toda Siria.

Nabucodonosor se volcó en la ciudad de Babilonia, que disfrutó de un cierto renacimiento durante su reinado. Se embarcó en toda una serie de proyectos de revitalización, reconstrucción de templos y edificios antiguos, construcción de extensas fortificaciones, etc. También creó los jardines colgantes de Babilonia. Contrató a trabajadores extranjeros para gran parte del trabajo duro, lo que también fue útil para aumentar la población de la ciudad. Nabucodonosor murió en el año 561 a. C. Si quieres más información sobre Nabucodonosor II, consulta su artículo en la Civilopedia.

La caída de Babilonia

Los líderes que siguieron a Nabucodonosor no estuvieron a su altura, y en treinta años el poder y el prestigio de Babilonia se debilitaron mucho. Se dice que cuando Ciro II de Persia atacó en el 539 a. C., la ciudad cayó sin apenas resistencia. Permaneció bajo control persa hasta el 331 a. C., año en que la tomó Alejandro Magno, y luego pasó a la dinastía de los seléucidas tras la muerte de Alejandro. Desde entonces, Babilonia prácticamente ha desaparecido, reducida a misteriosos montículos y pilas de escombros, a la espera de que los arqueólogos descubran sus secretos. Muchos de los restos han quedado dañados o destruidos tras el ataque estadounidense y la ocupación de Irak desde 2003 a la actualidad.

Conclusión

Babilonia desempeñó un papel muy importante en la difusión del concepto del derecho por todo el mundo. La creación del Código de Hammurabi y el celo que sus sucesores, tanto los que eran parientes directos de este gran monarca como los que no, demostraron en el cumplimiento y defensa de sus leyes evidenciaron que una nación podía alcanzar la riqueza y el éxito siguiendo un sistema organizado de gobierno. El resto de la historia de Babilonia nos recuerda que nada dura eternamente, y que hasta el mayor de los imperios quedará un día reducido al polvo que pisarán las ruedas de los carros del siguiente imperio. O las orugas de los tanques.

Hechos curiosos de los babilonios

Antes de que se construyera el Coloso de Rodas, se consideraba que la Puerta de Ishtar babilonia era una de las Siete Maravillas del mundo antiguo. La Puerta de Ishtar, la octava entrada a la ciudad de Babilonia, se concibió a la vez como medio de acceso y como altar a Ishtar, la diosa babilonia de la sexualidad, la fertilidad y el amor.

Las famosas murallas de Babilonia estuvieron consideradas en el pasado una de las Siete Maravillas del mundo. Herodoto, el historiador griego de la antigüedad, sostenía que dichas murallas tenían una altura de unos 90 metros, un grosor de unos 25 y un perímetro cercano a los 85 kilómetros, aunque los arqueólogos modernos dudan de su exactitud.