Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Mongolia

Líderes:

Unidades exclusivas:

Mongolia

Historia

El Imperio Mongol formó el mayor imperio contiguo de la historia de la humanidad, con una extensión que abarcaba desde el Danubio hasta el mar de Japón, y de Siberia hasta Camboya; aproximadamente el 22% del área terrestre del mundo. Desde sus modestos orígenes como una mezcolanza desordenada de tribus nómadas, los mongoles cambiaron el aspecto del mundo antiguo y se convirtieron en una de las fuerzas militares más temidas y eficaces que jamás pisaron la tierra.

Geografía y clima

La geografía de Mongolia se extiende por el Asia oriental y es áspera y variada, con escarpadas cordilleras al norte y al oeste, frondosas estepas por la parte central del país, y el desierto del Gobi en el sur. Aunque las estepas podrían servir de fértiles praderas, la dureza del clima de Mongolia lo impide. Los veranos son cortos y calurosos, mientras que los largos y gélidos inviernos cubren al país de devastadoras ventiscas (llamadas zud), que hacen el pastoreo prácticamente imposible durante gran parte del año. Las temperaturas por debajo de los -30º C tampoco son raras en invierno.

Primeros años

Desde al menos el Paleolítico, las tribus nómadas han dominado el paisaje mongol. Estas tribus eran expertas tanto en la agricultura como en la caza, y sus traslados constantes se debían a la necesidad de adelantarse a los duros inviernos y los secos veranos. Eran hábiles jinetes y arqueros, y destacaban especialmente en el combate a caballo. De vez en cuando, algunas tribus individuales formaban confederaciones, como la alianza de los xiongnu del 209 a. C. Si bien eran lo suficientemente amenazadoras de forma conjunta para obligar a la Dinastía Qin a la construcción de la Gran Muralla china, estos grupos dispersos de tribus no eran duraderos. Durante los siglos siguientes, muchas de las tribus trataron de unirse, pero estas alianzas efímeras eran rápida presa de disputas internas y desacuerdos sobre los yurts, los caballos, las mujeres y los derechos de pastoreo.

Llega Temujin

En un episodio especialmente caótico, el joven hijo de un jefe mongol llamado Temujin derrotó a una tribu de merkits muy peligrosa. Impresionados por la victoria y por su control sobre su ejército (prohibió el saqueo y la violación, algo prácticamente insólito para la época), un grupo de jefes le otorgó el título de "khan" y el mando de la tribu.

Pero sus tíos y sus primos no estaban precisamente contentos con que el trono pasara a manos del joven, por lo que trataron de arrebatarle el control de la tribu por la fuerza. Sin embargo, en una brillante campaña militar que se extendió del 1203 al 1205 d. C., Temujin no solo destruyó a sus rivales familiares, sino que obtuvo la adhesión de todas las demás tribus. Nunca antes había conseguido un hombre ganarse la obediencia de todas las tribus de mongoles. En 1206 adoptó el título de "Genghis Khan", el gobernante universal. Con este evento monumental nació oficialmente el Imperio Mongol.

La vida en el Imperio Mongol

Aunque la fama de Genghis se basa sobre todo en sus logros militares y sus conquistas, fue gracias al orden y la disciplina civil estrictos que impuso que pudo mantener el control de su imperio. Creó un código de leyes llamado Yassa, que se aplicaba a todo el imperio, tanto a los nobles como a los plebeyos. La Yassa imponía penas severas a todo aquel que no acatara la ley (normalmente la muerte), garantizaba la libertad religiosa para todos, prohibía toda forma de vandalismo y ordenaba la elección de los cargos oficiales en función del mérito, no de la sangre. A pesar de su enorme tamaño y la disparidad de sus gentes, el Imperio Mongol funcionaba de maravilla y era uno de los lugares más seguros de la Tierra, siempre que siguieras las normas. Todas las ciudades que no seguían los decretos del kan eran destruidas completa y sistemáticamente.

Se establecieron largas rutas comerciales que abarcaban toda la extensión del imperio y permitían el paso seguro de Europa a China. También se instituyó un sistema de correo eficaz llamado Yam, cuya estructura copiaría posteriormente Pony Express en EE.UU. Se construyeron carreteras, se aprobaron impuestos justos y se enseñó la lengua escrita a los ciudadanos del imperio. La vida era sorprendentemente buena, siempre que obedecieras al kanato.

Una superpotencia mundial

Con un sistema de gobierno tan efectivo en marcha, combinado con los poderosos arqueros a caballo mongoles, un país tras otro cayó bajo la bandera mongola. Para cuando murió Genghis en 1227, el Imperio Mongol ya se extendía del Pacífico al mar Caspio, el doble de lo que alcanzó incluso el Imperio Romano en su máximo esplendor. Sus sucesores siguieron doblegando a las naciones colindantes durante las cuatro décadas siguientes.

En 1258, los ejércitos mongoles capturaron Bagdad y mataron al califa tras su negativa a someterse pacíficamente, con lo que se abrieron las puertas de Siria y el resto de Europa. Se enviaron algunas expediciones pequeñas al oeste que llegaron hasta Ucrania y Polonia, pero el grueso del ejército no rebasó Siria. Muchas naciones europeas mandaron cartas y tratados al kan, con la esperanza de formar alianzas pacíficas y evitar la subyugación.

La guerra civil y el fin de una era

Las imparables expansiones de los mongoles podrían haber continuado por todo el terreno hasta el Atlántico, pero una muerte en la familia del kan reinante obligó al general occidental e hijo de Kublai Khan, Helegu, a volver a Irán. Siria y los nuevos territorios occidentales se perdieron rápidamente.

Hulegu y su primo Berke (un general oriental) comenzaron entonces a enfrentarse por la aparición de muertes sospechosas en los seguidores de cada uno de ellos, con lo que se dividieron los territorios y ejércitos internos en discusión. Kublai reprimió rápidamente las revueltas internas y envió de nuevo a los ejércitos a que continuaran con la expansión y la conquista. Sin embargo, la solidaridad del ejército y el gobierno mongoles había quedado debilitada, con lo que se asentaron las bases para la caída del imperio.

Un gran número de disputas y luchas internas entre la familia del kan y sus generales durante los cien años subsiguientes fueron debilitando el imperio aún más. Con la muerte del kan en 1335, Persia cayó rápidamente en la anarquía. La llegada de la peste negra en esta época también mató a la mayor parte de los cargos públicos, cortó los lazos comerciales con los aliados del imperio y acabó con millones de habitantes. Huelga decir que el caos estalló.

En poco tiempo, las provincias occidentales cayeron, a lo que siguió la pérdida de China en 1368. Los mongoles que quedaron volvieron rápidamente a su tierra natal, Mongolia, y se dispersaron de nuevo en hordas y tribus más pequeñas. En apenas treinta años, el imperio que otrora gobernó el mundo quedó reducido a escombros.

Bajo China

En los tres siglos siguientes, el poder de los mongoles menguó lentamente, y fueron volviendo en gran parte a sus costumbres tribales, hasta que en 1634 murió el último khan. En 1691, la zona que hoy ocupa Mongolia cayó bajo el control chino, y así continuó hasta 1911. Durante este tiempo, la combinación de la irresponsabilidad de la nobleza hacia sus súbditos con las prácticas impositivas poco escrupulosas de los chinos desembocaron en la pobreza generalizada por toda la región.

Una nueva Mongolia

Con la caída de la Dinastía china Qing en 1911, Mongolia declaró su independencia, pero esta duró poco. En 1919, fue reconquistada por Xu Shuzheng. Sin embargo, los rusos ayudaron a los mongoles y derrotaron a los ocupantes chinos tres años más tarde. En 1924, bajo la tutela de la URSS, nació la República Popular de Mongolia.

La vida bajo el mando comunista fue dura. Todo el ganado pasó a ser propiedad del gobierno, destruyeron los monasterios budistas y mataron a los monjes. Las guerras constantes tanto fuera como dentro de las fronteras del país provocaron muchos conflictos entre la población. La pobreza se convirtió en un problema aún peor.

Presente y futuro

En 1992, bajo la influencia de la campaña de perestroika de Mijaíl Gorbachov en la URSS, Mongolia vivió una pacífica revolución democrática durante la que se introdujo un sistema multipartidista y la economía capitalista. Se aprobó una nueva constitución y el país cambió de nombre a "Mongolia". Los primeros años fueron inestables, pero desde entonces el país se ha convertido en una importante economía industrial, gracias a sus ricos recursos mineros. Aunque es aún un país joven, Mongolia ya ha formado muchas alianzas positivas con distintos líderes mundiales, incluidos Japón, Estados Unidos y China, y trabaja por conseguir un futuro más rico y brillante para su gente.

Hechos curiosos de los mongoles

El sistema de correo del Imperio Mongol fue la base del afamado Pony Express.

El conocimiento europeo del mundo se debió en gran parte a las rutas comerciales que mantuvo el Imperio Mongol.