Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Asurbanipal

Vivió:

685 a. C.- C. 627 a. C.

Títulos:

Rey de Asiria

Civilización:

Asurbanipal
Líder de Asiria

Información de la partida:

Tesoros de Nínive

Cuando conquistes una ciudad, ganarás una tecnología gratis que haya descubierto su dueño. Ganar una ciudad mediante un Acuerdo de Intercambio no cuenta, y solo puede darse una vez por ciudad enemiga.

Historia

Asurbanipal, rey de Asiria durante más de 40 años a mediados del siglo VI a. C., es famoso en la historia por su insaciable sed de conocimientos, que mantuvo gracias a cuidadosas negociaciones y a implacables conquistas. Quiso hacerse con los textos y las historias de un amplio abanico de culturas y civilizaciones vecinas de su imperio y, cuando estos se negaban, recurría al conflicto directo o a la simple amenaza de violencia. Reunió un gran archivo de manuscritos y tablillas de escritura cuneiforme que lleva su nombre, creando así una de las mejores bibliotecas de material antiguo del mundo. Además de sus pretensiones académicas, también fue un guerrero temible que manejó con destreza las tareas militares y administrativas que se le presentaron. Asurbanipal estaba dotado de la grandeza y el intelecto necesarios para dirigir el formidable Imperio Neoasirio, y pasó a la historia como uno de los reyes asirios más notables.

Primeros tiempos

Aunque los datos históricos del periodo son intermitentes, se sabe que Asurbanipal nació a principios del siglo VI a. C, al final de un periodo de casi 1.500 años de supremacía asiria en la región circundante. Su padre, Asarhaddón, fue coronado príncipe cuando nació Asurbanipal y se aseguró de que su hijo recibiera entrenamiento y educación como soldado y erudito. Se crio en un pequeño palacio llamado bit reduti ("casa de la sucesión") de Nínive, palacio que le fue entregado cuando Asarhaddón lo nombró príncipe heredero tras la muerte de su hijo mayor en el 672 a. C. En su entrenamiento encontramos materias caballerescas, como la equitación, los carros, la arquería, la artesanía y la etiqueta, y otros saberes, como la adivinación, las matemáticas y la ingeniería. Aunque todavía es objeto de debate, se especula que Asurbanipal puede haber sido el primer rey asirio capaz de leer y escribir, lo que le permitiría comprender una amplia variedad de escritos e idiomas antiguos. Comenzó a asumir responsabilidades administrativas de la corte real asiria a una edad temprana: gestionó diversos proyectos de construcción y nombró prefectos locales representando a su padre. Tras la muerte de este último en el 669 a. C., Asurbanipal subió al trono y se preparó para enfrentarse a una serie de conflictos que se cernían sobre el horizonte.

Reinado

Como suele ser el caso con los cambios de gobierno, como rey, Asurbanipal se vio obligado a hacer frente a algunos asuntos preocupantes que había dejado su padre. Asiria estaba en guerra con la vecina Egipto, y debía hacer algo para asegurar el dominio de los territorios del imperio más alejado. Desplegó rápidamente sus fuerzas, obtuvo varias victorias en Egipto y, tras varias incursiones posteriores del ejército asirio, reforzó su control de muchas zonas problemáticas, como Judea, Israel, Chipre y gran parte de Asia Menor.

Asurbanipal fue un hábil administrador que dedicó gran parte de su tiempo a gestionar las necesidades de su pueblo, a pesar de que invertía los días en coordinar las campañas militares. Fue minucioso a la hora de elegir regentes y gobernantes locales de las zonas más alejadas del Imperio Asirio, y eso le permitió concentrar su atención en otros menesteres. Sus grandes dotes en el gobierno se vinculan a su educación. El imperio disfrutó de una relativa estabilidad y prosperidad económica a pesar de los conflictos de la zona.

Asurbanipal, orgulloso de su educación y sus intereses académicos, era mecenas de las artes y las ciencias y durante todo su reinado apoyó ambas con un entusiasmo irrefrenable. Para llenar su Biblioteca Real de Nínive, envió escribas a lo largo y ancho del imperio para reunir textos de casi cualquier materia disponible. Al igual que muchos reyes antiguos, Asurbanipal también encargó a artistas y escultores que crearan representaciones de los acontecimientos que se producían en el imperio, así como numerosos relieves que mostraban sus logros y talentos personales.

La biblioteca

La Biblioteca Real de Asurbanipal, ubicada en la antigua capital asiria de Nínive, acogía una gran colección de textos históricos y tablillas de arcilla. Esta biblioteca, una de las más grandes jamás descubiertas por los arqueólogos modernos, versa sobre una amplia variedad de temas, como cuentos de hadas, ritos religiosos, obras científicas y médicas, historia... La Biblioteca Real contenía, entre otras joyas literarias, el Enuma Elish, la épica de la creación babilonia, y el Poema de Gilgamesh. El arqueólogo e historiador inglés sir Austen Henry Layard fue el primero en encontrar las ruinas de la biblioteca en 1849. La mayor parte del material recuperado se envió al British Museum, en cuya colección permanece hasta hoy. En total, el museo ha catalogado más de 30.000 tablillas y otros materiales como parte del "Ashurbanipal Library Project".

El juicio de la historia

Tras la muerte de Asurbanipal en torno al 627 a. C., el Imperio Asirio vivió un periodo de declive en el que muchos grupos se peleaban por el poder. La intranquilidad en los centros urbanos y dentro del ejército empeoró debido al conflicto entre su hermano Sin-shar-ishkun, el general Sinshumulishir y el rey eventual de Babilonia Nabopolasar. Esta agitación solo sirvió para reforzar el legado de Asurbanipal, pues su pueblo había disfrutado de una relativa prosperidad y estabilidad durante su reinado. Al fundar la Biblioteca Real, Asurbanipal estableció el primer modelo de becas estatales y proporcionó a los eruditos e historiadores un conjunto de artefactos inigualables que nos ha ayudado a conocer y comprender a las gentes y los pueblos de aquella época.