Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Isabel I

Vivió:

1533 - 1603 d. C.

Títulos:

Gloriana

La Reina Virgen

La buena Reina Bess

Civilización:

Isabel I
Líder de Inglaterra

Información de la partida:

Imperio donde nunca se pone el sol

+2 al Movimiento moves a todas las unidades navales. Recibe un espía adicional.

Historia

Isabel I fue una mujer extraordinaria que vivió en un momento histórico extraordinario. Hermosa, inteligente y tan dura como la roca, prosperó gobernando en una época en la que la mayoría de las mujeres eran poco más que un mueble.

Primeros años

Hija del rey Enrique VIII y Ana Bolena, a quien su padre había ejecutado por no proporcionarle un heredero varón, los primeros años de la vida de Isabel no estuvieron exentos de peligro. Con un padre demente decidido a destruir los vínculos de Inglaterra con la iglesia católica y a arrastrar al país a la guerra civil para poder casarse con otra mujer (más de una, de hecho), Isabel tuvo que recurrir a toda su astucia para sobrevivir. Recibió una excelente educación a manos de varios tutores, entre los que se encontraban los mayores eruditos de su tiempo. Era una alumna excepcional y hablaba cinco idiomas con fluidez.

A la muerte de Enrique VIII, el trono pasó a su joven hijo, Eduardo. A los 15 años, Isabel se vio implicada en un complot para derrocarlo. Estuvo a punto de ser ejecutada, y si sobrevivió fue solo porque consiguió convencer a sus escépticos interrogadores de que no sabía nada sobre la conspiración.

Cuando Eduardo murió, en 1553, la hermana mayor de Isabel, María, subió al trono. María, una ardiente defensora del catolicismo, no gozaba de mucha popularidad entre la nobleza protestante, que intentó derrocarla sin éxito en 1554. Una vez más, implicaron a Isabel, pero volvió a utilizar su elocuencia para escapar del cadalso. María murió en 1558 e Isabel se convirtió en reina.

La reina Isabel I

Fue una gobernante extraordinaria. Convirtió el protestantismo en la iglesia de estado en Inglaterra. Sin embargo, trató de impedir que los católicos fueran perseguidos en su reino... Al menos en la medida de lo posible, si tenemos en cuenta que la nobleza católica estaba constantemente haciendo planes para derrocarla. Restauró la solidez de las maltrechas finanzas inglesas, una reforma crucial en la Inglaterra de aquella época.

Empleó todas las herramientas disponibles para alcanzar sus fines. Se creó una escrupulosa imagen de "Reina Virgen" que mejoró mucho su apoyo popular. Recibió incontables ofertas de matrimonio de la nobleza y de numerosos reyes de toda Europa. Pero no aceptó ninguna de ellas, y utilizó su soltería para controlar tanto a sus amigos como a sus enemigos; si una facción se volvía demasiado poderosa, ella contestaba sugiriendo que estaba barajando la posibilidad de contraer matrimonio con alguien de la oposición.

Patronazgo de las artes

Hay que destacar el apoyo que Isabel ofreció a las artes, especialmente a la música y la literatura. Convirtió Inglaterra en un centro de la cultura en el que proliferaron grandes artistas, como William Shakespeare. Durante su reinado se construyó la primera sala de teatro inglesa, que no tardó en ser seguida por otras, como el Globe Theatre de Shakespeare. Las interpretaciones en días laborales se legalizaron en 1574. Isabel fue una gran admiradora de la poesía y llegó incluso a escribir algunos poemas dignos de elogio.

Relaciones exteriores

Desde el punto de vista militar, la España católica fue su gran enemigo. En aquellos tiempos, España era la potencia continental más importante, y su rey, Felipe II, había expresado en más de una ocasión su intención de invadir Inglaterra. En 1588 lo intentó, reuniendo una inmensa armada para conquistar a su advenediza enemiga. Isabel organizó con rapidez la marina de su país para rechazar la flota enemiga y, gracias a una combinación de superioridad táctica y tecnología naval, y a la ayuda de algunas tormentas providenciales, logró derrotar al enemigo español. Inglaterra no volvería a ser amenazada con una invasión en otros cuatrocientos años.

Durante su reinado, Inglaterra, Francia, España y Holanda fundaron colonias en el Nuevo Mundo. Isabel utilizó a numerosos corsarios para atacar barcos y colonias extranjeras, práctica habitual de la mayoría de las naciones. España y sus riquezas fueron sus objetivos favoritos.

En general, con la excepción de su afortunado triunfo contra la Armada Invencible, Isabel no tuvo éxito como líder militar. Ordenó algunas acciones militares mal planificadas en Irlanda, Francia y los Países Bajos que no le aportaron buena fama.

El juicio de la historia

A su muerte, en 1603, dejaba atrás 45 años de gobierno. Aunque los reveses económicos y militares de sus últimos años ensombrecieron su gestión hasta el punto de que muchos ingleses se sintieron aliviados tras su muerte, la historia reconoce que dejó el país en mucho mejor estado del que lo había encontrado. Sus grandes virtudes fueron su infalible instinto de supervivencia, su elegante forma de hacerse publicidad, su carisma y una entereza comparable a la de los mejores gobernantes de la historia. No hay palabras que puedan describirla mejor que las que pronunció ella misma: "Sé que tengo el cuerpo de una débil mujer, pero mi corazón y mi estómago son los de un rey".