Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Gajamada

Vivió:

C. 1290-1264 d. C.

Títulos:

Primer ministro y general del Imperio Majapahit

Civilización:

Gajamada
Líder de Indonesia

Información de la partida:

Isleños especieros

Cada una de las 3 primeras ciudades fundadas en continentes diferentes al de inicio de Indonesia proporciona 2 recursos de lujo únicos (y nunca pueden ser arrasadas).

Historia

Gajamada (cuya traducción libre es "elefante general"), héroe de Indonesia y símbolo de orgullo y patriotismo nacional, fue primer ministro del Imperio Majapahit durante buena parte del siglo XIV. Aunque se tiene muy poca información acerca de su infancia y su educación, se sabe que nació plebeyo y logró acceder al poder con su inteligencia y su astucia como únicas armas, así como su famosa ferocidad en combate. Fue un guardaespaldas real que desempeñó un papel instrumental para aplacar una rebelión contra su rey y, como recompensa, pudo formar parte de la élite gobernante. Con el tiempo asumió el puesto de primer ministro y logró grandes éxitos para el imperio, conquistó muchos de los reinos isleños vecinos y fue el primero en unir gran parte del territorio que abarca la Indonesia actual.

Ascensión al poder

Los primeros registros de la vida de Gajamada ya son de su vida adulta, cuando sirvió como comandante de una unidad de guardia de élite encargada de la protección de la familia real del emperador majapahit, Jayanagara (1309-1328 d. C.). Durante este periodo, un funcionario político renegado llamado Rakrian Kuti lideró una rebelión contra el rey Jayanagara. Gajamada descubrió la trama y escoltó al rey fuera de la capital, que cayó ante las fuerzas de Kuti, y lo ocultó en la ciudad cercana de Badander. Se dice que una vez el rey estuvo seguro, Gajamada hizo correr el rumor de la muerte del rey para desestabilizar la rebelión y mientras organizó un grupo para reconquistar la capital y reinstaurar al legítimo regente. Gajamada se enteró de que buena parte de la casta militar estaba descontenta con la supuesta muerte del rey y que Kuti no era popular entre el pueblo. En la consiguiente "contra-insurrección", murió el advenedizo Kuti y Gajamada fue recompensado con su primer puesto de liderazgo entre la clase regente.

Primer ministro majapahit

Algunos años más tarde, según la leyenda, la lealtad de Gajamada se resintió cuando el rey tomó a su esposa como concubina. Según el relato, Gajamada convenció al médico de la corte, que antes había apoyado a Kuti, para matar al rey cuando este cayó enfermo; y al producirse la muerte del rey, Gajamada no tardó en arrestarlo y ejecutarlo. Sea cual sea la verdad, Tribhuwana Wijayatunggadewi, la hermanastra de Jayanagara, subió al trono con la intención de expandir las fronteras del imperio. Afortunadamente para Gajamada, la nueva reina le otorgó un papel central en esta expansión y le nombró mahapatih, primer ministro, en el año 1329. Con los poderes de su nuevo cargo, Gajamada dirigió sus ambiciones hacia los confines más remotos del archipiélago y prometió grandes cosas para el imperio que le había confiado su futuro. Su famoso juramento, llamado Sumpha Palapa, a menudo es objeto de diversas interpretaciones, pero su traducción más básica viene a decir: "No disfrutaré de los placeres de la fruta ni las especias hasta conquistar todas las islas conocidas en nombre de los majapahit".

Conquistas

En 1331, tras regresar Gajamada de aplacar una rebelión en Sadeng (Java occidental), no tardó en iniciar campañas para conquistar las islas vecinas del archipiélago indonesio, comenzando por Bali y Lombok en 1343. Uno a uno fue capturando todos los reinos, ciudades, estados y provincias para mayor gloria de su pueblo, incluido el reino budista de Srivijaya, en Palembang, y pequeños reinos de Sumatra Occidental, en los que Gajamada colocó a un príncipe majapahit como gobernante vasallo. Luego, el general elefante conquistó Samudra Pasai, en Sumatra, el primer sultanato musulmán de Indonesia. Tras su victoria, en apenas dos años, fuerzas majapahit conquistaron otra media docena de ciudades y reinos independientes, incluido Temasek (el Singapur actual) a lo largo de los estrechos.

Tribhuwana abdicó del trono majapahit en 1350 en favor de su hijo Hayam Wuruk, que pasaría a la historia como el más grande de los reyes majapahit. Durante su reinado, el imperio alcanzó su máxima extensión, abarcando todo el archipiélago indonesio, y el comercio y el arte florecieron. El nuevo rey delegó todos los asuntos de la nación en su primer ministro, mientras él se encargaba de promocionar las artes y las ciencias. Con el apoyo del rey, Gajamada anexionó dos docenas de reinos al imperio, algunos tan lejanos como las actuales Malasia y Filipinas.

En 1357, tras conquistar más de una docena de islas del archipiélago, Gajamada se encontraba en una posición complicada, pues uno de los últimos reinos independientes era el Reino de Sonda, en Java Occidental. Aunque se había acordado que la princesa de Sonda se casara con Hayam Wuruk y formara una alianza, Gajamada quiso presionarlos más. Al impedir que la princesa se convirtiera en la reina regente de los majapahit y en su lugar fuera una simple concubina, Gajamada hirió la sensibilidad del Reino de Sonda. Tras reunirse en la ciudad de Bubat, las negociaciones degeneraron en hostilidad abierta y se produjo un altercado. Gajamada y sus fuerzas masacraron a toda la familia real de Sonda y a sus guardaespaldas.

El incidente manchó el legado de Gajamada, pues sus acciones fueron consideradas imprudentes y torpes. Los ministros y lo cortesanos majapahit lo calificaron de sangriento y brutal. El rey desposeyó a Gajamada de todos sus títulos, autoridad y honores. El que antes era el hombre más poderoso del imperio se vio obligado a pasar el resto de sus días en la relativa soledad de la hacienda que le quedó al este de Java. Gajamada murió prácticamente en el anonimato, en 1363.

El juicio de la historia

La Indonesia moderna considera a Gajamada un héroe, un símbolo de patriotismo y un orgullo para la nación. Es un personaje que sirve de inspiración y ejemplifica la grandeza a la que todos pueden aspirar. Sirvió como propaganda mítica durante el periodo de ocupación japonesa y la posterior rebelión por la independencia del gobierno holandés, a finales de los cuarenta. Su legado, pues fue el primero en unir las numerosas islas del archipiélago en una nación, perdurará en la historia, como también lo hará el denodado empeño y la lealtad inquebrantable que profesó hacia el rey y el pueblo majapahit.