Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Genghis Khan

Vivió:

C. 1162 - 1227 d. C.

Títulos:

Líder de Mongolia

Civilización:

Genghis Khan
Líder de Mongolia

Información de la partida:

Terror mongol

+30% a Fuerza de combate strength contra ciudades-estado o sus unidades. Todas las unidades montadas: +1 al Movimiento moves.

Historia

Genghis Khan es uno de los líderes más reconocidos y temidos de toda la historia de la humanidad. Cientos de estatuas, edificios y productos comerciales exhiben su imagen, y se han creado numerosas obras de entretenimiento en su honor. Fue el primero en unir a las tribus nómadas y guerreras del noreste asiático, y fundó el mayor imperio contiguo conocido por el hombre. Quizá sean menos conocidos las mejoras y progresos que llevó a cabo en la infraestructura, el comercio y la tolerancia religiosa. Más que un simple guerrero, fue también un líder civil astuto y capaz.

Nacimiento

Nació en 1162 d. C. con el nombre de Borjigin Temujin, en una tribu mongola que habitaba las tierras cercanas a la actual Ulan-Bator. Era el tercer hijo de un jefe tribal, y se dice que recibió su nombre en honor a un jefe tártaro capturado. Gran parte de los primeros años de Temujin está envuelta en misterio, y las pocas fuentes que existen suelen contradecirse. No tenemos hoy en día ningún retrato fiel de su imagen, pero muchas fuentes describen a Temujin como un hombre de aspecto deslumbrante, con una larga melena roja y ojos de color azul verdoso.

Primeros tiempos

Al igual que para muchos otros habitantes de la región, los primeros años de Temujin fueron bastante difíciles, a pesar de haber nacido en la nobleza. A los nueve años lo prometieron en matrimonio con la hija del jefe de una tribu vecina y lo trasladaron a vivir con su familia. Mataron a su padre cuando volvía a casa, y la tribu de Temujin lo abandonó a él y al resto de su familia. La familia vivió en la miseria hasta que él se casó con su prometida a los 16 años de edad.

Comienza la unificación

Temujin comenzó su carrera por el poder ofreciéndose como vasallo del hermano de sangre de su difunto padre, Toghrul, el khan de la tribu Kerait. Durante este tiempo, la tribu Merkit capturó a la esposa de Temujin y Toghrul prestó 20.000 hombres al joven caudillo para enfrentarse a ellos en la batalla. No solo rescató Temujin a su esposa, también derrotó completamente a los merkits y los puso bajo su control. Se convirtió en khan por derecho propio y comenzó a conquistar otras tribus colindantes.

Durante sus conquistas, el joven khan básicamente rompió con la tradición mongola: creó una nueva serie de leyes e incorporó sus conquistas a su creciente imperio, en lugar de destruirlas y saquearlas. Su ley, la Yassa, prometía a los soldados un pago justo y riquezas, prohibía el robo y el saqueo de cualquier tipo, y prometía protección y libertad religiosa para todas las tribus conquistadas. Las innovaciones políticas de Temujin le ganaron una gran lealtad y unieron firmemente a su creciente nación.

El resto de su expansión al exterior y la unificación de las tribus mongolas está repleto de historias de traición, intriga, victorias brillantes, conspiraciones, disputas familiares y más traiciones, incluida la ruptura con su anterior aliado Toghrul y con su hijo mayor, Jochi. A pesar de todos estos contratiempos, fue capaz de doblegar o unir a todas las tribus nómadas de la zona de Mongolia llegado el año 1206, lo que lo convirtió en el primer hombre en conseguir esa hazaña. En un consejo conjunto de jefes se le otorgó el nombre "Genghis Khan", el gobernante eterno y universal del pueblo mongol.

Expansión al exterior

Tras la unificación de Mongolia, Genghis inició rápidamente una serie de campañas militares para conquistar las zonas de los alrededores y crear un enorme imperio bajo su mandato. En 1209 consiguió la rendición de las provincias Xia y, poco después, en 1211, concluyó la conquista de la Dinastía Jin.

Después volcó su atención hacia el oeste, en Persia. Con una hábil maniobra en la que solo empleó dos ejércitos de 20.000 hombres cada uno, Genghis lanzó un eficaz ataque contra el kanato de Kara-Khitan y extendió así su dominio hasta la propias puertas de Persia.

En vez de conquistar el imperio vecino de Khwarezmia, Genghis ofreció una alianza política y envió una caravana comercial de 500 hombres a la capital con la esperanza de crear un fuerte socio comercial a través de la ruta de la seda. Sin embargo, el Sah de Khwarezmia desconfiaba del joven líder y mató a toda la caravana. En un nuevo intento, Genghis envió a un grupo de embajadores directamente hasta el Sah, quien respondió al gesto con la decapitación de uno de ellos. Ultrajado, Genghis reunió a 200.000 hombres y supervisó personalmente la sangrienta caída y subyugación abyecta del Imperio de Khwarezmia. En 1220, inmediatamente después de su éxito, capturó otras muchas regiones en su camino de vuelta a Mongolia, incluidas Georgia, Afganistán y el resto de posesiones occidentales de los Xia.

Tras completar su victorioso viaje, el imperio de Genghis se extendía ahora por todo el territorio desde el mar Caspio hasta el mar de Japón; el doble del tamaño del Imperio Romano.

Sucesión y muerte

Ya envejecido, la sucesión de Genghis se convirtió en un acalorado tema de discusión. Se sospechaba que su hijo mayor, Jochi, tenía en realidad otro padre (como resultado de la captura de su mujer), y muchos se negaron rotundamente a seguirlo. La discusión acabó cuando en 1226 Jochi murió de forma misteriosa; según algunos, el propio Genghis ordenó envenenarlo. Su hijo mediano, Ogedei, fue nombrado sucesor, ya que Genghis lo consideró el más sensato y estable de sus hijos.

Poco después murió Genghis, en 1227, por motivos que aún se debaten. Algunos dicen que se cayó del caballo durante una batalla contra el pueblo tangut; otros sostienen que cayó presa de una larga enfermedad. Hay incluso quien afirma que fue una princesa tangut capturada quien lo mató con unos alicates. Independientemente de la forma o del motivo de su muerte, Genghis Khan fue enterrado finalmente en una tumba sin nombre tal como deseó, en un lugar guardado celosamente en secreto por la familia. Hay historias del folclore que aseguran que se desvió un río sobre el lugar para protegerlo; otras tradiciones describen que se plantó una arboleda sobre la tumba para esconderla. En 2004, una excavación arqueológica descubrió lo que se cree que son las ruinas del palacio de Genghis. Aún hay esperanzas de encontrar un día su tumba.

El juicio de la historia

Según a quién se le pregunte, a Genghis Khan se lo considera o bien como un respetable líder y excelente gobernante o, por el contrario, como un asesino sediento de sangre. En la Mongolia actual se tiene una opinión favorable de él como padre de la nación, y se defienden y celebran sus múltiples innovaciones políticas. Pero en las tierras que antiguamente conquistó, como Irak e Irán, se lo considera casi universalmente como un tirano loco y genocida que provocó incalculables daños y destrucción. A pesar de las controversias y las exageraciones sobre su grandeza o su brutalidad, no cabe duda de que se trata de uno de los líderes más importantes e influyentes del mundo antiguo, y su legado sigue aún fuerte y visible hoy en día.