Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Ramsés II

Vivió:

c. 1303 - 1213 a. C.

Títulos:

Ramsés el Grande

El gran antepasado

Civilización:

Ramsés II
Líder de Egipto

Información de la partida:

Constructores de monumentos

+20% a la Producción production dirigida a construir Maravillas.

Historia

Se considera que Ramsés II fue el faraón más grande y poderoso de Egipto. Tras subir al trono a los veintitantos años, gobernó Egipto durante más de seis décadas. Se le recuerda por haber sido un gran líder militar y por el extenso programa de obras que instituyó. También se le recuerda por haber levantado una nueva capital, Pi-Ramsés Algunos historiadores creen que Ramsés es el faraón que aparece en la historia bíblica de Moisés.

Primeros años

Egipto había salido hacía poco de un periodo de decadencia de su prestigio y poder, y el padre de Ramsés, Seti I, se pasaba mucho tiempo sometiendo a las provincias rebeldes de Asia. Los hititas, que ocupaban Asia Menor, estaban extendiendo su poder hacia el sur, y las dos grandes civilizaciones se enfrentaron en una larga contienda por el control de Siria y Palestina. El joven Ramsés acompañó a su padre en algunas de estas campañas. Con solo diez años de edad ya tenía el grado de capitán y, aunque posiblemente solo fuera con carácter honorífico, sugiere que el entrenamiento militar ya empezaba a una edad muy temprana. Tras la muerte de su padre, Ramsés subió al trono con veintipocos años.

Campañas militares

Cuatro años después de convertirse en faraón, Ramsés dirigió un ejército al norte para retomar las provincias rebeldes que su padre no había podido conquistar. Al parecer, la campaña tuvo éxito y el ejército consiguió llegar hasta Beirut.

Al año siguiente, Ramsés atacó la fortaleza hitita de Kadesh. La batalla de Kadesh es una de las pocas de aquel periodo de la que tenemos constancia. Creyendo que la ciudadela estaba abandonada, Ramsés se acercó a ella incautamente y cayó en la emboscada de una gran fuerza de carros hititas que había permanecido escondida detrás del fuerte. Aunque el faraón consiguió una ajustada victoria en esa batalla, su ejército quedó tan debilitado que tuvo que retirarse a Egipto y dejar el fuerte en manos de los hititas. Ramsés II siguió combatiendo contra los hititas durante unos 12 años más y consiguió varias victorias tácticas, pero nunca fue capaz de mantener la tierra conquistada durante mucho tiempo.

Además de sus guerras con los hititas, Ramsés fue de campaña contra Nubia y Libia, y extendió así su imperio por el oeste y el sur. No obstante, estas operaciones fueron mucho menos importantes, ya que dichos enemigos representaban poco peligro para la supervivencia de Egipto.

La paz con los hititas

Finalmente, al darse cuenta de que no tenía sentido combatir más, en el vigésimo tercer año de su reinado, Ramsés accedió a firmar la paz con los hititas. Es el primer tratado de paz del que se tiene noticia en la historia. Y, lo que es más interesante, se redactaron dos versiones del mismo: la egipcia, que asegura que fueron los hititas los que pidieron la paz, y la hitita, que asevera justamente lo contrario.

Al parecer, ese tratado estabilizó las fronteras entre las dos grandes potencias y no hubo más guerras entre egipcios e hititas durante el reinado de Ramsés.

Pi-Ramsés

En los primeros años de su reinado, Ramsés trasladó la capital del norte de Tebas a una ciudad del delta del Nilo, que rebautizó como "Pi-Ramsés". El nuevo lugar estaba cerca del hogar de sus antepasados, pero, lo que era más importante, estaba mucho más cerca de las problemáticas provincias del norte y de la peligrosa frontera hitita. En unos cuantos años, la adormilada aldea pasó a convertirse en un centro de gobierno de primera magnitud, además de una factoría de armas. La ciudad se vio embellecida con hermosos palacio y muchos templos, así como numerosas estatuas y demás ornamentos.

Pi-Ramsés se abandonó mucho después del reinado de Ramsés. Durante varios siglos, el sitio se dio por perdido, pero los arqueólogos han descubierto recientemente ruinas que creen que pertenecieron a la antigua ciudad.

Obras públicas

Durante su reinado, Ramsés realizó muchas obras públicas por todo Egipto. Muchas de ellas eran templos y monumentos, pero también construyó almacenes, edificios públicos, obras hidráulicas, etc. Ramsés II (a todas luces, un promotor incansable de su propia figura) cubrió Egipto de estatuas y tallas de sí mismo, y obligó con frecuencia a volver a esculpir los de los faraones previos con su semblante y su nombre. No contento con ello, ordenó a sus escultores que tallaran su imagen profundamente para que los futuros faraones no pudieran hacer lo mismo con él con tanta facilidad.

Relación con la Biblia

Muchos historiadores sostienen que Pi-Ramsés es la ciudad de Rameses, mencionada en el Antiguo Testamento de la Biblia, una de las "ciudades-almacén" que construyeron los israelitas durante su cautiverio en Egipto. Algunos creen que Ramsés es, de hecho, el faraón del libro bíblico del Éxodo, el gobernante al que Moisés obligó a liberar a su pueblo. No obstante, es una cuestión abierta a debate, especialmente porque Ramsés II vivió mucho tiempo y, sobre todo, porque no murió ahogado en el mar Rojo.

Muerte y enterramiento

Ramsés murió a los 90 años. Lo enterraron en una tumba del Valle de los Reyes, pero lo trasladaron posteriormente a un lugar secreto. Descubrieron su cuerpo a finales del siglo XIX, y ahora se expone en el museo del Cairo. Es difícil decir si al faraón le hubiera ultrajado la profanación o le hubiera encantado la publicidad.

El veredicto de la historia

Ramsés II gobernó Egipto como faraón durante 66 años aproximadamente, en lo que fue el segundo reinado más largo de toda la historia egipcia. Consolidó las fronteras de su imperio y firmó un tratado de paz muy provechoso con sus mayores rivales, los hititas. Es obvio que cuidó del bienestar de su pueblo y gastó gran parte del tesoro en obras públicas. Los egipcios posteriores lo consideran el mejor faraón de la historia, una opinión que es difícil de contradecir.