Civilization V CIVILOPEDIA Online
Civilizaciones y líderes
Haile Selassie

Vivió:

1892 - 1975 d. C.

Títulos:

Emperador de Etiopía

Civilización:

Haile Selassie
Líder de Etiopía

Información de la partida:

Espíritu de Adua

+20% de bonificación al combate al luchar contra unidades de una civilización con más ciudades que Etiopía.

Historia

Haile Selassie, el "León conquistador de la tribu de Judá", "Rey de Reyes" y "Elegido de Dios", gobernó Etiopía como emperador durante casi 40 años en el siglo XX. El hombre que llegó a ser conocido como Haile Selassie nació siendo Tafari Makonnen en 1892, y dedicó su vida a proteger los intereses de Etiopía y a colocar a su nación en el primer plano de la política africana. Intentó modernizar la nación, reformó las antiguas prácticas feudales y trabajó incansablemente para que Etiopía fuera reconocida en el panorama mundial. Su legado político solo queda ensombrecido por su papel de mesías de la religión rastafari, cuyos seguidores lo veneran como el dios que guiará a los rastas de vuelta a su hogar de Etiopía.

Vida inicial y política

Como hijo de un gobernador provincial, Haile Selassie pasó sus años de formación bajo la tutela de varios mentores elegidos por su padre, entre ellos un monje influyente llamado Abba Samuel. Su educación continuó, fue hallado apto para gobernar varias provincias menores y a los 17 años ya se había convertido en un político prometedor. Durante el tiempo que pasó como gobernador, Selassie destacó como pensador progresista que introdujo políticas que redujeron el control feudal de los nobles, aumentando la autoridad del gobierno central.

En 1916, Haile Selassie fue nombrado regente plenipotenciario a las órdenes de la emperatriz Zewdito, lo que le dejaba en una aparente posición de heredero al trono. Contaba con el apoyo de conservadores y progresistas por igual, pero el de estos últimos no hizo más que aumentar después de su último nombramiento, para disgusto de la emperatriz, que era conservadora. Aunque la emperatriz Zewdito era la líder nominal de Etiopía, como regente, Selassie se encargaba de buena parte de la administración gubernamental. Durante este periodo, Selassie aseguró un lugar para Etiopía en la Sociedad de Naciones gracias a sus esfuerzos tendentes a la abolición de la esclavitud.

Emperador en el exilio

La influencia y el apoyo popular de Haile Selassie no hacían más crecer y la emperatriz tuvo que enfrentarse a él. En 1928, intentó quitárselo de en medio acusándolo de traición, pero su iniciativa no encontró suficiente respaldo. La popularidad de Selassie estaba por las nubes y obtuvo muchos apoyos dentro del ejército, lo que dejó a Zewdito con pocos medios para sustentar sus afirmaciones. El resultado de esta confrontación fue que Zewdito se vio obligada a nombrar rey de Etiopía a Haile Selassie, un título inferior al suyo, pero que reconocía su creciente autoridad en la nación. La emperatriz murió por causas inexplicables al cabo de solo dos años, dejando el trono vacante para Selassie. Comenzó a usar el nombre de Haile Selassie, que significa "poder de la Trinidad" en el idioma amárico que se habla en Etiopía, después de la coronación, en 1930. Al poco de sentarse en el trono desempeñó un papel fundamental en la elaboración de la primera constitución escrita de Etiopía, un cometido que, según afirmaría más tarde en su autobiografía, había planeado cuando fue regente.

En 1935, el régimen italiano dirigido por Benito Mussolini declaró la guerra e invadió Etiopía. El conflicto se denominó Segunda Guerra Ítalo-Etíope (la primera se había producido a finales del siglo XVIII). Tras unos breves combates entre las fuerzas italianas y etíopes, incluyendo varias batallas dirigidas por el propio Selassie, Italia logró ocupar y posteriormente anexionarse la nación africana.

Haile Selassie tuvo que exiliarse como consecuencia de la conquista italiana, pero no antes de defender el caso de Etiopía ante la Sociedad de Naciones. A pesar de su apasionado discurso contra el fascismo italiano, sus peticiones cayeron en saco roto. Pasó los cinco años siguientes en Inglaterra y desde allí siguió criticando la ocupación italiana para conseguir apoyos entre la comunidad internacional con el objeto de recuperar su país.

Retorno al poder

Por fin, con el inicio de la II Guerra Mundial, los británicos intentaron liberar Etiopía durante la campaña del África oriental. Este ejército de liberación, ayudado por unidades selectas etíopes, se denominó Gideon Force y fue clave en la recuperación de Etiopía. Los italianos se rindieron en 1942 y tuvieron que reconocer la soberanía etíope; Haile Selassie regresó a la capital de Addis Abeba. A pesar del poco apoyo que encontró en la Sociedad de Naciones, Selassie fue uno de los principales promotores de las Naciones Unidas, con sus mayores previsiones para la seguridad internacional, y se aseguró la participación de Etiopía como miembro fundador.

Décadas de gobierno

Durante los siguientes años, Selassie siguió modernizando Etiopía con reformas y potenciando la política y el reconocimiento internacional. En los años sesenta, dirigió la Organización para la Unidad Africana, predecesora de la moderna Unión Africana. Con el objeto de fomentar la solidaridad entre los estados independientes del continente africano, creyó que una voz unificada reforzaría al pueblo de África. Aunque intentó que fuera algo más que una entidad ideológica, la ausencia de un cuerpo militar que la respaldara dejaba a la organización con poca autoridad y poder.

Selassie también quiso mejorar el bienestar de su pueblo trabajando con la comunidad internacional. Aunque su éxito al intentar desposeer a la nobleza de sus tierras fue limitado, la iniciativa motivó la creación de un movimiento que perpetuó la causa. También realizó reformas para facilitar el acceso a las instituciones educativas y programas económicos que aseguraron un sistema impositivo justo. A pesar de la buena voluntad desde la que emanaban estas iniciativas, los intentos de Selassie de aumentar su propio poder a través de reformas constitucionales suscitaron una oposición cada vez más visible.

A finales de los sesenta, los ideales marxistas prendieron en Etiopía y las hambrunas y las sequías de principios de los setenta supusieron una caída de la popularidad de Selassie. Una crisis económica que provocó una inflación rampante fue su golpe de gracia, pues tras conservar su puesto a duras penas hasta 1974, fue depuesto y arrestado por un grupo militar marxista al que llamaban Derg.

Prisión y muerte

Haile Selassie murió misteriosamente en 1976 mientras vivía bajo arresto domiciliario. Los informes acerca de la causa son contradictorios: el informe oficial del ejército asegura que murió por culpa de una enfermedad, pero muchos siguen creyendo que fue asesinado por sus captores. Tuvieron que pasar 25 años hasta que Haile Selassie fuera objeto de un funeral propio de su condición, en noviembre del 2000.

Dios rastafari

El movimiento rastafari deriva de las palabras del activista jamaicano Marcus Garvey, cuya perspectiva filosófica creó los cimientos de la religión tal como la conocemos hoy. Esta religión considera que las palabras de Garvey, "Buscad en África la coronación del rey negro, pues él será nuestro redentor", constituían una profecía que se cumplió con la coronación de Haile Selassie in 1930. Aunque Selassie era cristiano ortodoxo, nunca confirmó ni negó su estatus de mesías rastafari, y durante su visita a Jamaica de 1966 fue recibido por decenas de miles de fieles rastafaris.

El juicio de la historia

Hoy, Haile Selassie es aceptado mundialmente como un elocuente estadista y un líder apasionado que se enfrentó a muchas dificultades durante su reinado, a pesar de las cuales intentó mejorar el bienestar de su pueblo y la estabilidad de su nación. Las ideas de Selassie acerca de la cooperación y la diplomacia internacional fueron influyentes no solo en el futuro de Etiopía y de África como conjunto, sino también en toda la comunidad internacional.